sábado, 6 de abril de 2013

LAS TRES CARAS DE LA LUNA, de Sally Gardner

Título: Las Tres Caras de la Luna
Título original: Maggot Moon
Autora: Sally Gardner
Año: 2013
Páginas: 205
Género: Drama, ¿distopía?,
Editorial: Nube de Tinta

Sinopsis: En Patria no se canta, en Patria todo es sombra, en Patria se premia a los delatores y desaparece sin dejar rastro cualquier enemigo. Sus habitantes viven bajo el yugo del opresivo y despiadado régimen dictatorial que controla y dirige cada uno de sus pasos, están acostumbrados a hablar entre susurros, a recelar de los vecinos, a los continuos cortes de luz, y ya ni se asustan cuando oyen el toque de queda.

En Patria, la fantasía es la única vía de escape.

Pero Standish no se rinde, sabe que más allá de las infranqueables y herméticas fronteras de su país tiene que existir otro mundo, un mundo donde la libertad y la verdad no sean solo sueños imposibles sino una maravillosa realidad.

Puntuación: ¿?*

* Las tres caras de la luna es un libro tan especial que me veo incapaz de ponerle una nota numérica. Si leéis el resto de la reseña podréis ver el motivo

Libro raro donde los haya
Mi experiencia con esta novela es tremendamente extraña, agridulce y, sobre todo, positiva. voy a contaros, a lo largo de la -espero que corta-reseña, el motivo. La primera mitad del libro me costó un poco entenderlo, y lo poco que entendía me resultaba incluso doloroso de leer: la trama principal de la novela trata de la discriminación, de ser distinto, en especial de tener problemas de dislexia. Yo tengo un caso considerable, y he sufrido muchos de los problemas que se relatan. Además, el libro tiene alguna que otra escena algo violenta. Era una lectura muy extraña que no sabía si me gustaba. Sin embargo, leí esta mitad en un suspiro, llegando a la página 100 el mismo día que lo empecé -he de decir que el interlineado es generoso y los capítulos ocupan una media de dos páginas, con lo que se lee en nada-.

Con el tiempo mejora
Desde entonces hasta que me animé con la segunda mitad pasaron cerca de dos semanas, y es que me costó continuarlo. Cuando lo hice, también me la leí del tirón, y cada página me gustaba más, hasta el punto de pensar en darle un notable a la novela (en goodreads le di 4 estrellas a falta de poder darle 3 y media). Sin embargo, fueron pasando las horas y cada vez pensaba más en el libro, y me daba cuenta de más aspectos y detalles que no me daba cuenta, recordando con más cariño la cada vez más preciosa historia que Sally Gardner, la genio creadora de Las Mágicas Aventuras de Coriandro, nos había regalado. Cada minuto que pasaba el libro iba subiendo más y más su puntuación, hasta el momento, en que lo recuerdo como una historia preciosa que releeré sí o sí para darme cuenta de todos los detalles que pasé por alto, para poder disfrutarla del modo sobresaliente que merece. 

Autobiografía encubierta
Como ya os he comentado, la historia tiene muchos tintes autobiográficos. El contexto es el de una dictadura horrible, pero si nos paramos a pensar vemos que ésta sería un contexto perfecto para contarnos la represión a la que se ve sometida cada ser humano en la sociedad actual, sea por su modo de pensar, su raza, su sexo, su sexualidad o el modo en que funcione su cabeza. Esta dictadura no es como las de cualquier novela juvenil. Esta dictadura es una exageración de la sociedad actual de un modo totalmente crudo, nada de mujercitas con peluca rosa o cosas semejantes -que, ojo, soy fan de LJDH como el que más-. En este contexto, la autora se da rienda suelta a si misma para poder contar todas las barbaridades a las que se ha visto sometida, siempre desde un punto de vista exagerado, dándole a la novela un ambiente de cuentecillo para adultos que mezcla inocencia infantil con una crudeza casi grotesca.

Reminiscencias a la segunda guerra mundial
Podemos decir que la dictadura que ambienta a Las Tres Caras de la Luna está basada en muchas de las grandes dictaduras de la humanidad. En especial, hay muchas cosas en común con el nazismo. Sin embargo, Gardner lo mezcla de un modo maliciosamente caricaturesmo con elementos de la Gran Nación, Estados Unidos -no en vano la nación se llama La Patria-, como dejándonos ver que en realidad muchas de las grandes sociedades son la misma mierda, no sólo las dictaduras como tal sino otras formas de gobierno, pero siempre desde un punto de vista social, del ciudadano de a pie.

Relación de los personajes
Esto es algo de lo que no voy a hablar mucho, para no haceros spoiler de lo que para mí es la parte más bonita con diferencia de la novela. Si en la ambientación y en el hilo argumental todo es oscuridad, crítica social y angustia, en la relación del protagonista con su amigo Hector sólo hay sitio para la luz, para la inocencia y la bondad. Para aquella persona que te consigue sacar del pozo en el que te encuentras, del que sabe ver lo que hay en ti, que sabe entrar en tu mundo interior y hacer de sí mismo el vínculo entre éste mundo con la vida real. Por no hablar de un diálogo que tienen, que para mí es el mejor diálogo entre dos personajes que he leído en mi vida. No quiero hablar más, que me embalo, pero es la relación entre dos personajes más bonita que he leído nunca, y creo que seguirá siendo así durante mucho tiempo.

En conclusión
Las tres caras de la luna es un libro que me ha dolido un poco leer por lo terriblemente identificado que me he podido sentir en más de una ocasión. Los problemas de Sally Gardner se parecen muchísimo a los míos y la novela incluye experiencias que, desgraciadamente, más de uno hemos vivido. Además, el mensaje que deja Gardner es tristemente cierto: la imaginación como única vía de escape. Y es que no hay nadie con más imaginación que un disléxico. Yo he pasado años en los que el 90% de mi vida la vivía en el interior de mi cabeza. Aunque al final me pasó factura así que desde aquí os recomiendo: usar esta vía de escape con moderación y precaución.

Ésta no es una novela que encante desde el principio, no es la experiencia más positiva literaria que te puedas echar encima. No, este cuentecillo deja una semilla bonita, pero nada más, en tu corazón. El tiempo y los recuerdos la van haciendo crecer, haciendo que lo recuerdes con cada vez más cariño y respeto, hasta que, en no mucho tiempo, te des cuenta de que es de los mejores libros que has leído, la historia más bonita y conmovedora y, en mi caso, la historia, con diferencia, con la que más me he identificado. ¿Os la recomendaría a todos? definitivamente sí, pero estad preparados para leer un libro tremendamente raro que no siempre os gustará mientras lo leáis.

Otros títulos de la autora:
Las Mágicas Aventuras de Coriandro: reseña aquí
The Red Necklace y The Silver Blade -en inglés-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los viajeros pueden comentar en el mar de tinta. Pero, ¡ojo!, cualquier comentario irrespetuoso se hundirá o perderá para siempre.