domingo, 20 de noviembre de 2011

El Valle [Temporada 1]: 1, El Juego, de Krystyna Kuhn

Título: El Juego
Serie: El Valle, Temporada 1, 1/4


Autora: Krystyna Kuhn (le doy 5€ al que encuentre una forma más 
complicada de escribir Cristina)


Año: 2010 en Alemania, 2011 en España


Precio: 14€


Páginas: 330


Género: Thriller


Sinopsis: Los nuevos alumnos celebran su llegada al Instituto Grace con una tradicional fiesta de inauguración en la caseta de los botes. Pero pronto Julia y sus amigos advierten que en el solitario valle situado en medio de las montañas canadienses pasa algo raro. ¿A qué vienen todos esos carteles de advertencia que rodean el instituto? Y ¿por qué el valle no aparece en Google Earth? 
Las cosas se complican cuando Robert, el hermano de Julia, presencia como una muchacha se arroja al lago Mirror y un remolino la arrastra al fondo. Pero nadie da crédito a sus palabras, ni siquiera Julia, que aún no barrunta que, en el valle, las oscuras sombras del pasado que creía superadas para siempre vuelven a aflorar a la superficie. 



Mi nota: 8,5


Domingo de elecciones. Día en que acabé este libro. Tenía pensado acabarlo hace unos días, pero últimamente no tengo tiempo para absolutamente nada, y los libros que puedo leer son pocos y pequeños.

El Juego es un libro relativamente pequeño, así que, al acabar La Sombra de la Luna (820 páginas después de empezarlo me di cuenta de que en estos momentos de mi vida no puedo andar con libros tan grandes, pero como cuando salga Legado lo leeré también, de los errores no siempre se aprende). Así que decidí, al salir del dentista (por unos problemas tengo que ir mínimo una vez por semana hasta finales de mes, una de tantas cosas que hacen mi vida actual un ajetreo constante), me puse a comprarlo. Tuve suerte, y, aunque estaba a 14€, por un error de etiquetado de la tienda me salió a 11€ (no habría dicho nada de no ser porque la tienda era una gran superficie, y a mí esas me dan bastante poca pena que cobren de menos, de ser una librería pequeña hubiera pagado los 14).

Así que lo empecé hará como una semana corta (se lee muy rápido), y mi experiencia fue la siguiente:


Julia y Robert Frost son dos hermanos cuyo pasado no pueden contar a nadie, ya que ha sido muy, muy misterioso (de hecho, ni siquiera hablan entre ellos y el espectador -lector en este caso- tiene tan poca idea como los demás). Ambos tuvieron que dejar su hogar en Berlín, y no hay mejor sitio donde esconderse que el recóndito internado para superdotados escondido en las montañas canadienses: El Instituto Grace.

Julia ha decidido adoptar la imagen de chica primorosa, a la que todos quieren y de la que nadie sospecha. Por su parte, Robert sigue siendo igual de peculiar: adora las matemáticas, su mente es como un gran ordenador y tiene "visiones", aunque él siempre dice que ve lo mismo que los demás, sólo que ellos nunca hacen caso. A pesar de que quieren pasar desapercibido, no empiezan en buen momento: el curso ha comenzado hace relativamente poco, y todo el mundo se fijará en ellos. No, ninguno tiene ganas de ir a ese lugar.

Las cosas empeoran cuando llegan al misterioso Valle Grace. El lugar, a 2 horas en coche del pueblo más cercano, que apenas son cuatro casas, es lúgubre y siniestro. Rodeado de montañas con aspecto amenazador y con un lago de lo más extraño (El Lago Mirror, que ocupará gran parte del interés de los protagonistas), la calma que parece despedir es artificial y con un trasfondo de peligro oculto. A ninguno de los dos les hace gracia cuando lo ve.

Todo empieza a cambiar cuando conocen a sus compañeros de apartamento. Las compañeras de Julia son de lo más variopintas: Una chica regordeta, cotilla y gritona, una asiática de lo más reservada y una belleza de pelo rapado de lo más sencilla e irónica (con la que Julia se llevará genial. Los compañeros de Robert también se unen al improvisado grupo de amigos: El típico estudiante de las películas americanas que todo lo graba en vídeo, el chico bueno (que siempre viste de negro) y Chris, el misterioso y enigmático chico que llamará la atención de Julia tanto para bien como para mal.

Aunque todo parezca ir bien, ninguno de los dos se encuentra cómodo. Ambos desconfían del valle en general, alegando que es un lugar siniestro, casi maligno... Julia desconfía principalmente de las personas, mientras que Robert desconfiará más de la institución en general. El súmmum de la desconfianza llegará cuando, en una fiesta de bienvenida a los nuevos alumnos, Robert vea a una misteriosa chica tirarse al lago Mirror.


Leí la novela en un tiempo notablemente corto para las pocas horas libres que tengo estos días. Destila un aroma a thriller alemán -lo que realmente es- que me encanta, recordándome muchísimo en su modo de ser narrado a las geniales novelas de Isabel Abedi: Isola y Whisper. El ritmo es pausado, pero a la vez se lee en un periquete: si tenéis un poco de tiempo podríais llegar a leerlo del tirón.

El misterio va subiendo poco a poco, aunque desde el principio engancha y te fuerza a seguir leyendo para ir sabiendo más y más y más. Sin embargo, adelanto que el libro es la primera parte de una serie parte de otra serie, así que el libro revela más bien pocos misterios, y no hace más que plantear y plantear: eso sí, con una 

Los personajes son quizás lo que hace que no se lleve el sobresaliente. Sí, los dos protagonistas son muy logrados, pero quizás los demás están un poco sin explotar. Quizás al ser parte de una serie relativamente larga, sus verdaderas personalidades vayan surgiendo con el tiempo -ya que, a pesar de ser bastante poco explotados, prometen mucho-. No hay que dejar de decir que esto es una primera parte, y que nada está plenamente desarrollado. Todos los misterios parecen simplemente introducidos. Está claro que nadie ni nada es lo que parece, y que El Valle esconde más secretos de los que podrán asimilar nuestros protagonistas.

Por otra parte, el estilo de narración es lo mejor de la novela (al igual que muchas otras escritoras de juvenil alemana). Como ya he explicado, el estilo es pausado y reflexivo, pero a la vez rápido y adictivo. Casi poesía en prosa, dando mucha importancia a los sentimientos de pérdida, de nostalgia... un estilo etéreo y abstracto en sus reflexiones y muy realista en sus diálogos. Pura maravilla.


Una reflexión que me gustaría hacer tanto a la editorial española, a la alemana y a los lectores. Krystyna Kuhn es famosa por hacer thrillers juveniles para chicas. Para chicas. Pero vamos a ver, ¿me pueden decir, señores, qué tiene de thriller para chicas una historia de misterio donde hay un personaje masculino y uno femenino con casi igual protagonismo, en el cual el amor está relegado no a un segundo puesto, sino a un tercero o un cuarto? Intrigas, una relación de personajes que va muchísimo muchísimo más allá que un mero ligueteo de novela juvenil de segundas, nadie siendo lo que parece, intriga y un misterio muy bien llevado... chicos lectores del mundo. Si veis este libro en librerías, ignorad que la sección pueda ser inadecuada. Ignorad que la cita de detrás sea de la revista Bravo girls, ignorad que digan que Krystyna Kuhn hace novelas para chicas. Si veis este libro, compradlo y disfrutadlo, pues lo haréis independientemente de vuestro sexo, totalmente independiente de lo que os pueda gustar tal novela. Si ciertas novelas pueden ser leídas por todos los géneros, aunque van más encaminadas hacia uno, esta no llega ni a eso.


La primera temporada de El Valle consta de cuatro volúmenes. El segundo se titulará La Catástrofe y, teniendo en cuenta que en alemania se publicó cada volumen con tres meses de diferencia del anterior, sólo nos queda desear y más desear que Ediciones B nos haga el grandísimo favor de respetar eso (o incluso mejorarlo a dos meses, ya que esto no se puede considerar libro completo, tan sólo una parte semiindependiente de una temporada), y podamos tener todos el libro en nuestras estanterías a principios del próximo año 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los viajeros pueden comentar en el mar de tinta. Pero, ¡ojo!, cualquier comentario irrespetuoso se hundirá o perderá para siempre.